• Carla Lazo | Talento

Yo sí echo de menos la oficina

Hoy os quiero dar mi opinión: yo sí echo de menos la oficina. Sin dejar de entender y respetar la integración familiar ni los beneficios que el teletrabajo nos puede aportar.

En la actual situación de pandemia, muchas empresas alrededor del mundo se han cuestionado la viabilidad de sus oficinas centrales físicas. Y es ante la posibilidad de su lapidación, que salgo en su defensa argumentando un importante propósito y utilidad en nuestras vidas.

Habría que evaluar y distinguir los sentimientos de cada uno: ¿ves la oficina como un paraíso de productividad, como una prisión corporativa o como un lugar entremedio? Eliminar esa rutina de “ir hacia” la oficina cada mañana, nos ayuda a tener una perspectiva objetiva sobre nuestros sentimientos hacia ella.

Trabajar desde casa me fuerza a unificar el trabajo diario con los quehaceres domésticos: ¡se me multiplica el trabajo! Se deben crear nuevas barreras y horarios que antes no existían en nuestro hogar.

En el momento en el que nos sentamos en la silla de casa para trabajar nos convertimos en profesionales, padres, madres, estudiantes, amigos, jefes y jefas. Sin la separación física que nos aporta la oficina, es importante crear nuevas actividades para mejorar tu día a día. Si no, es posible que sientas claustrofobia en tu propia casa.

El tradicional hecho de “ir a” la oficina cada mañana y volver, suponía una actualización del día, una separación entre “estar trabajando” y “fuera de la oficina”. Ahora parece que no hay pausa, y para muchas personas es muy difícil separar ambas cosas, lo que produce mucho estrés y ansiedad.

Más que un conjunto de muebles, ordenadores y salas de reuniones, una oficina, para algunos de nosotros, es un lugar que puede satisfacer nuestro más profundo anhelo.¿Qué busco en un trabajo? Pertenencia, sentido, continuidad, comunidad, estas son necesidades existenciales para mí. Y eso es lo que representa para mí la oficina.

Y tú, ¿echas de menos la oficina? Me encantaría conocer tu opinión.

¡Hasta el próximo café!

55 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo