• Carla Lazo | Talento

Gestión del tiempo y espacio de trabajo en tiempos de COVID-19

¡Buenos días!

A lo largo de estos 59 días cada uno se habrá conocido mejor y habrá experimentado diversas fases. ¿Funcionas bien trabajando desde casa? ¿Prefieres compartir con tus compañeros tu jornada laboral? ¿Tus hij@s y/o familiares te han ayudado o, por el contrario, te han entorpecido? Cada uno/a tendrá su historia.

Comparto contigo mis mejores herramientas:

1. Utiliza una agenda: 100% efectiva para las personas que abusan de su memoria. Puede ser una agenda digital o física, es indiferente. Sirve para organizar las tareas para la semana o para el día siguiente y, sobretodo, para planificar los plazos de entrega o ejecución. Quédate con este concepto.

2. Divide tu tiempo en bloques: Divide tu jornada laboral en bloques temáticos, por dificultad o prioridad. A esas personas que dejamos todo para el último minuto, os suena la prioridad, ¿verdad? Si en nuestra planificación aparecen tareas complejas, divídelas en tareas más pequeñas y organízalas a lo largo de diferentes días, teniendo en cuenta el plazo de entrega (¿veis la importancia del concepto?).

3. Fíjate metas diarias y prioriza tus tareas: Aquí desarrollo lo que quiero contarte sobre el plazo de entrega. Cuando se trabaja desde casa desaparecen los horarios. Eso es así y parece bonito. Pero, en realidad, lleva hacia una muerte lenta y dolorosa llamada "desmotivación", "estrés" e "insomnio". Debes empezar por esas tareas diarias prioritarias y ubicarlas en tus horas de mejor rendimiento (¿eres persona de mañanas o trabajas mejor por la tarde?). No trabajes más horas de lo debido, solo ubica tus tareas en las horas que mejor rindes. Si te cuesta arrancar por las mañanas, dedícate a otra actividad: practica cualquier deporte, lee o mira las musarañas, el hobbie que más te guste.

4. Una vez tengas tu lista de tareas diarias preparada, APAGA las diabólicas redes sociales. Puedes añadirlas en tu agenda para darte un descanso de 10 minutos cada 2 horas o entrar una vez termines todas tus tareas diarias. Con redes sociales o sin ellas, recuerda añadir tiempos de descanso a tu jornada laboral casera.

5. Cuando se acaba, SE ACABA DE VERDAD: para las personas que trabajan delante del ordenador o con aplicaciones móviles, es mejor que se descanse de la tecnología al terminar la jornada. Sal a pasear, lee un libro, habla con familiares y amigos, haz deporte o vuelve a mirar a las musarañas. Tu calidad de sueño te lo agradecerá (en próximos posts te hablaré sobre cómo evitar el insomnio durante la cuarentena).

6. Por último, prepara un buen espacio de trabajo: El entorno en el que trabajamos influye más de lo que creemos. Lo básico es un entorno ordenado y organizado. Los factores imprescindibles: buena luz, buena silla (tu espalda depende de ello) y mínimos distractores. No hay más, cada uno/a acabará trabajando donde más cómodo/a se sienta.


Si aún no te has adaptado al Teletrabajo, empieza hoy: cógete una agenda y organízate lo que queda de semana. La próxima semana me cuentas.


No dudes en dejar tu comentario explicando tu experiencia o dándome tu feedback, estaré encantada de leerte. Y si te gusta el post, ¡dale a "Me gusta" y comparte!

51 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo